miércoles, 18 de marzo de 2009

YO SOLO SOY ESA

Yo solo soy esa
Yo, sólo soy ésa a la cual amas con el pensamiento; ésa que se ha metido dentro de tu mente y de tu alma sin querer marcharse; ésa a la que tienes tanto miedo de amar… Yo, sólo soy ésa que te siembra dudas; ésa que te hace escapar de tu realidad; ese fantasma que en las noches te acaricia mientras duermes, y vela tu sueño hasta despertar… Yo, sólo soy ésa a la que te entregasen tus noches ardientes, sin inhibiciones, sin complejos, sin vergüenza; ésa que te pertenece en alma aunque su cuerpo no poseas; esa que te hace estremecer cuando en sus brazos vibras y te besa… Yo, sólo soy ésa que con su ternura te hace tocar el cielo; ésa a la cual desnudas con tus palabras sedientas de amor; ésa que te hace pedir más yte lleva a la desesperación; ésa que te hunde en un gran abismo de pasión…
Yo sólo soy ésa que te hace temblar con su presencia; la cual te atrae como un imán hacia su lado; esa que absorbe tu pasión y que te enciende más y máspensando que nada es demasiado… Yo, sólo soy ésa a la que haces el amor sin medida; en la que explotas tus ansias, tus deseos, tus fantasías; esa que te ama con una fuerza sobrenatural y que te lleva al éxtasis alcanzar… Yo, sólo soy ésa que no te aparta de su lado; ésa que imagina cada gesto, cada abrazo; ésa que te envuelve, que te lleva; ésa que en su locura total te eleva… Yo, sólo soy ésa que te obliga a luchar contra lo que no deseas, que te empuja a conocerlo que aún no has descubierto; que despierta tus sentidos, que acelera tus latidos; que sin siquiera rozarte te lleva hasta el paraíso…


Yo, sólo soy ésa de la que huyes; ésa que te hace sentir intenso, y que te hace suspirar; ésa que por más que intentes, ya no podrás olvidar… Yo, sólo soy ésa tu condena, tu amor imposible; ésa que te hace dudar, que te confunde y que sutilmente te arranca las más bellas palabras que salen de tu alma y de tus labios: ¡te necesito, te deseo, te amo!...
Me vas a echar de menos





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada